■ Zacatecas, Zac., Agosto de 2006 ■
<< Anterior
 
Siguiente >>

Comportamiento de las plantas de acuerdo con las fases lunares
Influencia de la luna
en la agricultura

Por *Jairo Restrepo Rivera / El Campirano

La fuerza de atracción de la luna es mayor a la del sol sobre la superficie de la tierra, sobre todo en determinados momentos, cuando ejercen un elevado poder de atracción sobre todo líquido que se encuentre en la superficie terrestre, con amplitudes muy diversas según sea la naturaleza, el estado físico y la plasticidad de las sustancias sobre las que actúan estas fuerzas, así como la posición de la luna.
Estudios científicos han comprobado que la luna también influye en la savia de las plantas, y actúa desde la parte más elevada para descender gradualmente a lo largo de todo el tallo, hasta llegar al sistema radical a experimentar los efectos.
Por otro lado, este fenómeno se observa con una menor intensidad al ojo humano cuando está relacionado con plantas de elevado porte y recios troncos, provistos de numerosos canales de irrigación entrelazados entre sí; o en plantas de escasa altura donde es muy corta la distancia entre la capa vegetal y la raíz, pero se manifiesta muy claramente en aquellos vegetales de tallo elevado, con escasos canales para la circulación de la savia y escasa comunicación entre ellos.
El influjo lunar beneficia el desarrollo y el crecimiento de forma muy acusada en muchas plantas, entre las cuales se destacan las plantas trepadoras, buganvillas o veraneras, rosales, leguminosas, glicinas, etc.
Por otro lado, también se ha comprobado que en algunos vegetales la floración sigue el ritmo del flujo y el reflujo de las mareas y ciertos árboles que se cultivan para la obtención de jugos azucarados también siguen el ritmo de las mismas, siendo abundante mientras se produce el flujo y haciéndose más escaso en el reflujo de la marea.

Botánicos japoneses, filipinos, ingleses y malayos que durante décadas han estudiado detalladamente los fenómenos que se producen en el crecimiento de ciertos tipos de bambúes,han comprobado que algunas de estas especies del sudeste asiático llegan a crecer entre 50 y 60 centímetros diarios.
La acción de la luna o, más concretamente como ellos lo afirman, la acción de las mareas se manifiesta en forma muy visible, dado que el crecimiento es mucho más rápido durante el flujo y experimentan un retraso durante el reflujo. La causa se debe a la atracción lunar que establece un ritmo de presión y depresión de la savia en estos vegetales.

Influencia de la luminosidad
en plantas

Muchos estudios consideran la luminosidad lunar esencial para la vida y el desarrollo de las plantas.
Diferente de la luz solar que recibimos, la luna ejerce directamente una fuerte influencia sobre la germinación de las semillas, cuando sutilmente sus rayos luminosos penetran con relativa profundidad, al compararla con la fuerza de los rayos solares que no consiguen penetrarla en su intimidad.
Otras investigaciones sobre la influencia de la luminosidad lunar de las plantas, estiman que por lo mínimo en un cincuenta por ciento, la luz lunar tiene influencia sobre la maduración de muchos granos y una gran parte de frutos, al mismo tiempo, se relaciona la influencia de la misma,

con la actividad en la formación de azúcares en los vegetales.
Los habitantes del norte de la India tienen la costumbre de colocar los alimentos (principalmente granos) en la azotea de sus casas, con la finalidad que la luna llena del mes de kuar (septiembre-octubre) los enriquezca con la luminosidad de los rayoslunares, que después los reparten entre sus parientes mas próximos, por que según sus creencias, los mismos vivirán más tiempo después de consumirlos.

Influencia en la fruticultura

Dos son los criterios más comunes que predominan cuando los campesinos hablan de la influencia de la luna en los árboles frutales:
a- la luna nueva y el cuarto creciente influyen en el desarrollo vegetativo de los árboles retardando la frutificación.
b- mientras que, la luna llena y el cuarto menguante estimulan y favorecen la producción de frutos, retardando el desarrollo vegetativo.
En cuanto a los injertos y las podas, dado que tanto unos como otras representan un traumatismo o una herida en las plantas, las opiniones son diferentes ya que mientras unos creen en la conveniencia de realizarlos en la fase de la luna menguante para evitar al máximo la pérdida de savia, otros consideran que los efectos purificadores del plenilunio (luna llena) evitan infecciones y favorecen la cicatrización. Sin embargo, señalamos que, en ese aspecto influye mucho la especie o variedad del frutal.


Cuando los árboles son pequeños y queremos que tenga un mayor desarrollo vegetativo, entonces se recomienda podarlo en luna nueva y cuando los árboles son muy vigorosos y queremos frenar su vigor para estimularlo a la frutificación, se recomienda podarlo en el plenilunio o luna llena.

Influencia en la parra

Para obtener nuevas plantas y estacas de parra se recomienda hacer las actividades de preferencia dos días después del plenilunio, pues los cortes hechos en esa época conservan mejor la madera. Por otro lado, la fase del plenilunio es contraria al crecimiento vegetativo, por lo tanto, frena el desarrollo vegetativo de las yemas a favor de una buena unión del injerto.
El cultivo definitivo de la parra se debe lograr hacerlo en cuarto creciente para obtener un mayor crecimiento vegetativo.
Generalmente, la norma para podar la parra es en menguante para obtener sarmientos de madera gruesa y fuertes y lograr excelentes racimos.
Cuando se realizan las podas en luna creciente, los sarmientos se alargan mucho, su madera no engruesa y las uvas resultan pequeñas.
Para la renovación de las parras muy viejas, se recomienda hacer una poda cada tres años en cuarto creciente, para que predomine la vegetación y la parra se reponga dentro de sus posibilidades.
Las parras que se encuentran plantadas en suelos de baja fertilidad, se recomienda podarlas un año si y otro no, en cuarto creciente para incrementar su vigor.